No. Son totalmente seguros, se puede colocar incluso en habitaciones de niños, y son seguros para el
medio ambiente.